Jefe del Ejército francés renuncia por recortes al presupuesto de Macron

Postado Julho 21, 2017

Eso estuvo en el origen de la dimisión de De Villiers, como colofón de una polémica que se prolongó durante una semana.

Villiers, de 60 años, aseguró que con el recorte de recursos no se ve en condiciones de mantener "la fuerte defensa que creo que es necesaria para garantizar la protección de Francia y de los franceses", según un comunicado citado por la prensa francesa.

El jefe de las Fuerzas Armadas de Francia dimitió hoy tras una acalorada discusión con el presidente Emmanuel Macron sobre los recortes presupuestarios en defensa, poniendo a prueba el temple del mandatario recién electo.

El enfrentamiento entre Macron y Villiers comenzó el pasado 11 de julio, cuando el ministro de Presupuesto francés, Gerald Darmanin, anunció en el diario 'Le Parisien' que, entre otros recortes, el ministerio de Defensa tendría que reducir en 850 millones de euros su gasto militar.

"Quiero que tengan los medios para la misión", añadió el presidente para confirmar la voluntad del nuevo gobierno galo de aumentar el presupuesto militar, que este año será recortado de más de 900 millones de dólares.

El general de cinco estrellas, máxima autoridad militar en Francia, presentó su dimisión después de haber sido públicamente llamado al orden por Macron frente a las tropas por haber dicho en un comité parlamentario que no dejará que le "jodan" de esa manera. "Sé cumplir los compromisos que he asumido ante nuestros ciudadanos y ante nuestro Ejército".

Su sucesor, el general François Lecointre, consejero militar del primer ministro Edouard Philippe, fue nombrado este mismo miércoles. Según explicó el portavoz gubernamental, Christophe Castaner, De Villiers "se equivoca" al decir que el Ejército no dispone de los medios para cumplir sus funciones, sobre todo teniendo en cuenta que desde 2014 se ha invertido la tendencia de la década anterior de rebaja de fondos y que en 2017 la partida será superior a la de 2016.

Las reacciones a la renuncia del general De Villiers no tardaron en llegar. Mientras tanto, el séquito de Macron dijo que simplemente estaba afirmando el papel constitucional del presidente francés como comandante en jefe del ejército.

Más allá de estos gestos simbólicos, el presidente francés se había comprometido a dedicar el 2 por ciento del PIB a gastos de defensa para el año 2025, de acuerdo con sus promesas de campaña.

Macron expresó a Lecointre "toda" su confianza y señaló que respeta la decisión de su predecesor, de quien dijo que "fue un gran soldado" que dirigió el Ejército "de forma brillante".